Fr. German’s Message 7th and 8th 2010

posted Aug 4, 2010, 11:01 AM by Fr. German Sanchez   [ updated Feb 6, 2014, 5:47 PM by St. Sebastian ]

Fr. German’s Message

Once again, our parish will participate, on Sunday August 15th, in the blood donating campaign, (at the rectory’s parking lot) organized by UCLA.

We already have a few people who have agreed to be blood donors, and we are grateful for their generosity. The simple gesture to donate blood may eventually save a life, or contribute to the treatment or cure of someone who needs a blood transfusion to continue living.

The good deed of donating blood is an act of solidarity with all of humanity and at the same time is an incentive for our body to keep producing and renovating its own blood supply.

In donating blood, we do well to others and to ourselves.

Everyone in good health should consider the possibility of donating blood on a regular basis.

In hospitals and emergency rooms there are thousands of people in need of blood at all times. The need is far greater than the number of donors.

The blood donating campaign can also invite us to reflect on organ donation as well.

We do not ordinarily have the habit to speak about donating organs, and when the need presents itself by sickness or an unfortunate accident, we are not in any condition to make a decision for ourselves or even for our family.

If someone is dying due to an accident or an illness, the doctors can utilize some of the organs available for transplant to someone that waits. Sometimes an individual may have waited for many years to receive a needed organ.

The heart, the eyes, the kidneys… of someone that is dying can continue on living in someone else’s body when life is no longer possible for the donor. Organ donation lets someone live or have a better life. Donating an organ is transmitting a little happiness to one of our brothers or sisters at the same moment that we leave this life to go to unity with the One that created us.

Let’s not wait until we find ourselves facing death to think of the possibility of donating one of our organs. Let’s talk as a family and inform our relatives about our decision to donate our organs in case of death.

Donating blood and donating organs is a real gesture of solidarity to those that benefit from our generosity.  They will be extremely and sincerely grateful.

Once again, the date of the blood donation is Sunday, Aug. 15th at the Rectory’s parking lot We will be posting a notice in the church bulletin.

What do you think?…..

Have a great week

Fr. Germán August 7th and 8th 2010

 



Mensaje del P. Germán

Una vez más, nuestra parroquia participará, el domingo 15 de agosto, en la campaña de donación de sangre, (en el parqueadero de la casa parroquial) organizada por UCLA (Universidad Californiana de Los Angeles).

Cada vez que la parroquia ha propuesto esta campaña, hemos tenido varias personas que han aceptado dar su sangre y les agradecemos por su generosidad. El simple gesto de dar su sangre puede salvar una vida, ayudar a alguien que necesita sangre y participa al tratamiento o a la sanación de alguien que espera un poco de sangre para continuar viviendo.

El hecho de dar su sangre regularmente es un acto de solidaridad y al mismo tiempo es un estímulo para que nuestro cuerpo siga produciendo y renovando su sangre. Hacemos el bien y nos hacemos bien a nosotros mismos.

Toda persona en buena salud debería considerar algún día la posibilidad de participar regularmente en una campaña de donación de sangre.

En los hospitales y en los servicios de urgencias hay centenas y millares de personas que necesitan sangre y en los hospitales la sangre siempre falta ya que las necesidades son más grandes que el número de donadores.

La campaña de donación de sangre puede también invitarnos a reflexionar sobre la donación de órganos. La persona que necesita sangre o un órgano puede ser alguien de nuestra familia o nosotros mismos.

En nuestras familias no tenemos la costumbre de hablar de la donación de órganos y cuando la situación se presenta, frente a un accidente, no estamos en buenas condiciones para tomar una decisión para nosotros mismos o para alguien de la familia.

Si alguien está muriendo, a causa de un accidente, o de una enfermedad que no toca todos los órganos del cuerpo, los médicos pueden utilizara ciertos órganos de nuestro cuerpo para trasplantarlos en otra persona que espera (a veces durante muchos años) para recibir un órgano que ella no tiene o que necesita remplazar.

El corazón, los riñones, los ojos,… de alguien que está muriendo pueden continuar viviendo en el cuerpo de otra persona cuando la vida ya no es posible en nuestro cuerpo. La donación de un órgano permite a alguien vivir o vivir mejor. Dar un órgano es dar una parte de sí para transmitir un poco de felicidad a uno de nuestros hermanos en el momento mismo en que dejamos este mundo para ir al encuentro de Aquel que nos creó.

No esperemos hasta encontrarnos frente a la muerte para pensar en la posibilidad de dar uno de nuestros órganos. Hablemos en familia e informemos nuestros conocidos a cerca de nuestra decisión de donar órganos de nuestro cuerpo en el caso en que la muerte nos llegue en un accidente o por medio de una enfermedad que permita a los médicos utilizar algunos de nuestros órganos.

Donar su sangre y donar sus órganos son verdaderos gestos de solidaridad y aquellos que benefician de nuestra generosidad nos lo agradecerán sincera y profundamente.

¿Qué piensa Usted?    

Feliz semana.

 P. Germán 7 y 8 de agosto del 2010


Comments