Fr. German’s message January 24 / 25, 2009

posted Jan 26, 2009, 7:31 PM by Fr Germán Sanchez   [ updated Feb 6, 2014, 5:47 PM by St. Sebastian ]

Between January 18th and 25th  the Church celebrates the Week of Prayer for the Unity of Christians.

On January 20th, we celebrated Saint Sebastian, the Patron Saint of our parish.  Mgr. Oscar Solis, auxiliary bishop of the archdiocese of Los Angeles, in charge of ethnic communities) presided over our 7pm Eucharist, which gathered all three linguistic communities of Saint Sebastian, to pray for peace in the world, particularly in the Middle East, as well as for the new president of the United States and his team, and of course, for our own parish and our families.

At Saint Sebastian, we are privileged to live diversity every day of our lives.  The various faces, costumes, and accents remind us of the richness in our church and all of mankind.

The Week of Prayer for the Unity of Christians reminds us that all these divisions in our world are a scandal, and an obstacle to the Gospel.

We are simply not credible when we announce the Gospel and the Love of God for all of mankind, while at the same time we fight wars or live in hatred, division, separation or indifference towards our brothers and sisters.

Unity within couples, unity within families, unity within our communities and our parishes, unity within our Church, unity among Christians, unity among believers,… unity of the human family is the most beautiful and most credible testimony of God’s existence and the Holy Spirit’s presence in our lives.

If we believe in One God of Love, if we believe in One God Almighty in Justice and Mercy, then every believer will feel entirely responsible for the  scandal of division.  Every one of us Christians must strive so that, one day, we may live together, respectful of one another’s diversity.

The Week of Prayer for Unity asks us for our commitment to build bridges to one another, so that unity may prevail in every divisive situation, which prevents us from living in harmony and in peace with our brothers and sisters.

Children and youth, atheists and those who are yet to find God, expect a true testimony from us, adults and believers.  Divisive words and gestures, attitudes and silences that separate us must vanish from our lives.  Let us find the means to build Peace, Unity and Love among us.

Our commitment towards unity  will make us happy, and we shall be proud to have been the architects of a family, a community, a parish, and a society in a better world for future generations.

Have a blessed week.   
Fr Germán

 

 

 

Del 18 al 25 de enero la Iglesia celebró la semana de oración por la unidad de los cristianos.

El 20 de enero celebramos el Patrón de nuestra Parroquia San Sebastián. Mgr. Oscar Solis (obispo auxiliar de la arquidiócesis de Los Ángeles, encargado de acompañar las comunidades étnicas) presidió la Eucaristía de las 7pm. en la cual las 3 comunidades lingüísticos de San Sebastián se reunieron para orar por la paz en el mundo y en particular en el Oriente Medio, por el nuevo Presidente de los EE.UU y por su equipo y obviamente por nuestra parroquia y nuestras familias.

En San Sebastián tenemos la suerte de vivir diariamente la diversidad. Los rostros, los vestidos y el acento de unos y otros, nos recuerdan en las celebraciones y  en todas las actividades, la diversidad y la riqueza de la Iglesia y de la humanidad.

La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos nos invita a tomar conciencia que las divisiones son un escándalo y un obstáculo en el anuncio del Evangelio.

Es difícil que nos crean si anunciamos la Buena Nueva y el Amor de Dios por todos los hombres al mismo tiempo que estamos en guerra o que vivimos en el odio, en la división, en los celos, en la discordia, en la separación o en la indiferencia con nuestros hermanos y hermanas.

La unidad en las parejas, la unidad en las familias, la unidad en nuestras comunidades, la unidad en nuestra parroquia, la unidad de nuestra Iglesia, la unidad de los cristianos, la unidad de los creyentes,…. la unidad de la familia humana es el testimonio más hermoso y más aceptable que podamos dar de la existencia de Dios y de la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas. Si creemos en Un Dios de Amor, si creemos en Un Dios todopoderoso en Amor en Justicia y en Misericordia, todos los creyentes deberíamos sentirnos responsables del escándalo de la división. Todos los cristianos debemos trabajar para que un algún día podamos vivir juntos respetando nuestras diferencias.

La semana de oración por la unidad nos invita a comprometernos a construir puentes alrededor de nosotros para que la unidad se realice en todas las situaciones de división que nos impiden vivir en armonía y en paz con nuestros hermanos y hermanas.

Los niños y los jóvenes, los ateos y los que no todavía a Dios esperan de los adultos y de los creyentes un testimonio verdadero. Las palabras y los gestos que dividen, las actitudes y los silencios que separan deben desaparecer de nuestra vida. Busquemos los medios para construir la Paz, la Unidad y el Amor alrededor de nosotros.

El compromiso por la Unidad nos hará felices y nos sentiremos orgullosos al ser los obreros de una familia, de una comunidad, de una parroquia y de una sociedad mejor y más justa para las futuras generaciones.

Feliz semana.

P. Germán

Comments