Fr German’s message April 22nd 2018 YOUR HANDS ARE A BLESSING.

posted Apr 21, 2018, 1:17 PM by German Sanchez

Fr German’s message

This week’s message was written by Sister Ivon, who is the latest Sister to arrive at our Community.

Thank you.

YOUR HANDS ARE A BLESSING.

Life was given to us to be given away and not to be kept. The best way to give your life away is in service to others.

Mother Theresa of Calcutta said: “When God looks at His hands, He sees me”. When God looks at His hands, He sees you and me because we are the greatest handiwork of His love. When you look at your hands, who do you see in them? Each part of our bodies has an important function, like hands, which have the mission of helping and serving.

In this world we all have a mission to accomplish and carrying it out depends on each one of us. We are servants in the family, at work, at the parish, at school, … our mission is to always serve. Serving others helps us discover the needs of those who are abandoned, oppressed, left behind, because they do not have what they need to live. When we can come into contact with the injured flesh of Christ in a poor person, in somebody who is suffering, then will be ready to serve.

On March 25th, with the support of Fr. Germán and of the parents and youth of confirmation, we had a food sale at the Saint Sebastian parish for “Fundación Compasión” in Colombia. Its mission is to build houses for the poorest people in the districts of Antioquia and Sucre. Thanks to your goodwill and everyone’s work, we reached our goal. We helped a family in a faraway country live in dignified conditions. Pope Francis said: “It would be beautiful if each one of us could say: today I did an act of love for others”.

On March 25th, after a long day of work in solidarity, we were able to say: “We did an act of love for others”. That is what the Church is, a “hospital of companionship” where its members go out to heal the injuries of the sick and the suffering.

May the resurrection of Jesus Christ fill our hearts with Hope and joy so that we can go out, every day of our lives, in search of the poor and needy. And in that way, we will announce that Christ is alive, just as Mary Magdalene announced it to everybody on Easter morning.

Thank you to everybody for your support.

Have a great week.

Sister Ivon Bruno

Mensaje del P. Germán

El mensaje de esta semana fue redactado por la Hermanita Ivón, que es la última de las hermanas, que llegó a nuestra comunidad. Gracias.

 

TUS MANOS SON UNA BENDICIÓN

 

La vida nos fue dada para entregarla, no para reservarla, la mejor manera de donar nuestra vida es sirviendo a los demás.

La Madre Teresa de Calcuta decía: “Cuando Dios mira sus manos, me ve a mí”. Cuando Dios mira sus manos te ve a ti y a mí , porque somos su obra más grande de amor. ¿Cuando miras tus manos, a quién ves en ellas? Así como cada parte de nuestro cuerpo cumple una función muy importante, de la misma manera las manos tienen la misión de servir y ayudar.  Todos en este mundo tenemos una misión que cumplir y de cada uno depende que la llevemos a cabo. Servimos en la familia, en el trabajo, en la parroquia, en la escuela,  nuestra misión  es siempre servir. El servicio nos hace atentos a las necesidades de quienes se sienten abandonados, oprimidos, desprotegidos, porque no poseen lo necesario para vivir. Cuando somos capaces de tocar la carne herida de Cristo en el pobre, en el que sufre, entonces estamos dispuestos a servir. 

El 25 de marzo se realizó en nuestra parroquia San Sebastián con apoyo del padre Germán, de los padres de familia y jóvenes de confirmación, una venta de comida.  Todo ello para ayudar en Colombia, a la Fundación Compasión, cuya misión es construir viviendas dignas para las personas más pobres, en los departamentos de Antioquia y Sucre. Gracias a la unión de muchas voluntades que, con esfuerzo y dedicación, dieron lo mejor para  lograr el objetivo propuesto, todos contribuimos para que una familia en un país lejano, viva en condiciones dignas.

El Papa Francisco dice: “Qué hermoso sería si cada noche pudiéramos decir: Hoy he realizado un gesto de amor hacia los demás”. El 25 de marzo, después de una larga jornada de trabajo solidario, pudimos decir: “Hemos realizado un gesto de amor hacia los demás”. Eso es la  Iglesia, un “hospital de campaña” donde sus miembros salimos a curar las heridas de quienes sienten algún dolor o sufrimiento.

Que la Resurrección de Cristo nos llene el corazón de esperanza y alegría. p Para salir al encuentro  del pobre y necesitado, todos los días de nuestra vida y de esta manera, poder anunciar que Cristo vive, como un día lo hizo María Magdalena, la primera anunciadora de la resurrección en el amanecer pascual.

Gracias a todos por su ayuda.

Feliz semana.

 

Hermanita Ivón Bruno.

Comments