10th Sunday in the Church’s C LA, June 8th/9th, 2013

posted Jun 6, 2013, 7:26 PM by German Sanchez   [ updated Jun 7, 2013, 4:08 PM ]

10th Sunday in the Church’s time

Time C

Los Angeles, June 8th/9th, 2013

1st Reading: from the 1st Book of Kings 17,17-24

Psalm : 29(30)2,4,5-6,11,12,13

Reading: From the letter of Saint Paul to the Galatians 1,11-19

Gospel: Saint Luke 7,11-17

In the first reading that the Church proposes for this Sunday of Ordinary Time, the first book of Kings tells us that the prophet Elijah was recognized as a man of God when he showed compassion to a woman who was suffering for her sick son.

Also, the Gospel of Luke for this Sunday tells us that Jesus showed compassion to a widow who was mourning the death of her only son.

Today’s liturgy offers us the opportunity to meditate on the topics of Suffering and Compassion.

Suffering:
God doesn’t want us to suffer and NEVER uses suffering to punish or to force us to get back on track. It’s a serious mistake to say that God has sent suffering to punish or force someone to change his or her life. Certainly, would you do that to any of your children? God is wiser than anyone of us and his love is much stronger than the love we might feel for our children.

God is sensitive and is not indifferent to our suffering.

Suffering is a big mystery and no one can explain or understand why suffering comes to any particular person or to any particular family.

What we can say is that suffering touches the hearts of all men and women in our world. All of us are equal in the face of suffering. Rich, poor, powerful or powerless, people from any part of the world, all of us are affected by suffering and, quite often, we don’t know how to deal with it.

In the face of suffering we all are invited to have Compassion.

In several pages of the Gospel the evangelists tell us that Jesus felt compassion and got involved each time he met a man or woman who was suffering.

More often than not people appreciate the greatness of Pope Francis because of the compassion he has shown to patients, disabled people, children and the elderly.

Compassion is the quality of those who have an open and generous heart. Compassion is the value of those who know that the pain of others may be one’s own pain. Compassion is the treasure of those who once suffered but were helped by someone with compassion to fight against evil and pain.

Let’s open our hearts to the love of God so that compassion can always be present in our words and actions. Let’s visit those who are suffering and encourage them to live and fight with the same compassion that dwells in our hearts and which allows us to follow the path of the Gospel.

Amen.

Fr. Germán

10º Domingo Tiempo de la Iglesia  

Año Litúrgico C

Los Ángeles, el 9 de junio del 2013

1ª lectura: del 1er  libro de los Reyes 17,17-24

Salmo : 29(30)2.4.5-6.11.12.13

2ª lectura: carta de San Pablo a los Gálatas 1,11-19

Evangelio: de San Lucas 7,11-17

En la primera lectura que la Iglesia nos propone este domingo del tiempo ordinario, el primer libro de los Reyes nos dice que el profeta Elías fue reconocido como un hombre de Dios, cuando manifestó su compasión frente a una mujer que estaba sufriendo al ver a su hijo enfermo.

El Evangelio de San Lucas que proclamamos este domingo, nos recuerda que Jesús tuvo compasión de una viuda que lloraba la muerte de su único hijo.

La liturgia de hoy nos propone una meditación sobre el Sufrimiento y la Compasión.

El Sufrimiento:

Dios no quiere que suframos y NUNCA utiliza el sufrimiento para castigarnos o para obligarnos a regresar al buen camino. Es un error grave el decir que Dios  envió  un sufrimiento a alguien para castigarlo o para obligarlo a cambiar de vida. ¿Harían ustedes eso con alguno  de sus hijos? Estoy seguro que Dios es más grande que cualquiera de nosotros. Que su amor es mucho más fuerte del  que ustedes puedan sentir por sus hijos.

Dios es sensible, Él  no es indiferente ante nuestro sufrimiento.

El sufrimiento es un gran misterio, nadie puede explicarse o comprender el hecho de que el sufrimiento  llegue a una u otra persona o familia, más que a otra.

Lo que podemos afirmar es que el sufrimiento toca el corazón de todos los hombres y mujeres de nuestro mundo. Todos somos iguales ante el   sufrimiento. Los ricos, los pobres, los grandes, la gente del norte y la gente del sur, a todos nos afecta el sufrimiento y frecuentemente no sabemos qué hacer frente al sufrimiento.

Ante  el   sufrimiento, estamos invitados a la Compasión.

En los Evangelios, hay varias páginas en las cuales los evangelistas, nos cuentan que Jesús sintió compasión e intervino cada vez que encontró a un hombre o una mujer sufriendo.

Yo creo que si mucha gente reconoce que el Papa Francisco es un gran papa, es sobre todo debido a la compasión que ha manifestado, cada vez que se encuentra ante una persona enferma, con alguna discapacidad, de edad avanzada o ante un niño.

La compasión es una cualidad de aquellos que tienen un corazón abierto y generoso. La compasión es un valor para  aquellos que saben que el sufrimiento del otro puede ser el suyo. La compasión es la riqueza de aquellos que algún día han sufrido pero  que han tenido alguien a su lado que les ha ayudado con  compasión, a luchar contra el mal y contra el sufrimiento.

Abramos nuestro corazón al Amor de Dios para que la compasión esté siempre presente en nuestras palabras y nuestros actos. Visitemos   aquellos que sufren. Ayudémosles   a vivir en su lucha contra el sufrimiento con la compasión que existe en el fondo de nuestro corazón y que nos permite seguir el camino del Evangelio.

Amén

P. Germán
Comments