16th Sunday in OT year B LA, July 18th –19th , 2015

posted Jul 15, 2015, 12:58 PM by German Sanchez

16th Sunday in Ordinary time

year B

Los Angeles, July 18th –19th , 2015

1st Reading: from the Book of the Prophet Jeremiah 23,1-6

Psalm : 23,1-3.3-4.5-6

2º Reading: from the letter of St Paul to the Ephesians 2,13-18

Gospel: Saint Mark 6,30-34

The liturgy of today invites us to take some time to be with Jesus.

We, the baptized, the disciples of Christ, live in the world with others and have received the mission to be shepherds announcing the Good News, the Gospel, and the compassion of God to everyone.

To successfully fulfill this mission that has been entrusted to us, we must make time to rest in Christ and to listen to the teachings of the Lord.

We must rest in Christ.

Every day we need to take a break. Resting is essential for the body. After a day of physical, intellectual, and emotional activities, we need to take time for our body and spirit to recover their strength and to restart the next day.

Quite often we forget that we also need to rest spiritually in Christ. Every day we bear witness to our condition as baptized, as disciples of Christ. On the days of our baptism and confirmation we received the mission to reach out to others and to share with them the Gospel we received. We need to share the Good News and to extend the compassion and tenderness of God for all humankind. We must try to do this in our family, in our circle of friends, and with our colleagues at work.

But to do it properly we need to take some time to rest in Christ.

Every Christian needs to rest in Christ, that is, to take a few minutes each day to pray. Prayer is a helpful way to leave our concerns in the hands of the Lord so that we can regain strength to continue our activities.

Silence, a simple prayer or a contemplative prayer are necessary for our wellbeing. The first Friday of every month at 7 pm we have an hour of prayer in our church. Silence, simple songs, and repetitive phrases help us to rest in the arms of the Lord.

Listening to the teachings of the Lord is also necessary to fulfill our mission as Christians.

It is important that we take time to listen to what the Lord teaches.

In the Church or at home, we can learn the Word of God and understand the message it has for each one of us. Today, for example, we learned that Christ, seeing a crowd that was like sheep without a shepherd, felt compassion for them. How can I help the Lord to offer something to our brothers and sisters who are like sheep without a shepherd?

This week the Word of God tells us that God cares about humankind and that He counts on us to help in this mission.

Every time we listen to the Word of God, every time we give ears to the Church who speaks in the name of the Lord, we should try to discover the teachings that will, day by day, help us to fulfill better the mission that we have received in our Baptism and Confirmation.

Each day during this summer season, let’s remember to rest in the arms of the Lord, consecrating one minute to prayer and listening to His teachings.

Fr. Germán

16º Domingo del tiempo de la Iglesia 

Año Litúrgico B

Los Ángeles, el 19 de julio del 2015

1ª lectura: del libro del profeta Jeremías 23,1-6

Salmo: 22(23) 1-3.3-4.5-6

2ª lectura: carta de San Pablo a los Efesios 2,13-18

Evangelio: de San Marcos 6,30-34

La liturgia La liturgia de hoy nos invita a buscar tiempo para estar con Jesús.

Los bautizados, los discípulos de Cristo vivimos en el mundo con los demás y hemos recibido la misión de ser pastores para ofrecer a todas las personas que conocemos la Buena Nueva, el Evangelio, la compasión de Dios.

Para cumplir correctamente la misión que nos ha sido confiada, debemos darnos tiempo para estar con Jesús, para descansar y para escuchar las enseñanzas del Señor.

Debemos descansar con Cristo.

Todos los días necesitamos descansar. El descanso es indispensable para el cuerpo. Después de una jornada de actividades físicas, intelectuales, emocionales, necesitamos sacar tiempo para que nuestro cuerpo y nuestro espíritu, recuperen la fuerza para recomenzar al día siguiente.

Frecuentemente, olvidamos que espiritualmente necesitamos también descansar con Cristo. Todos los días damos testimonio de nuestra condición de bautizados, de discípulos de Cristo. El día de nuestro bautismo y de nuestra confirmación, recibimos la misión de ir hacia los demás, para compartir con ellos el Evangelio que recibimos, la Buena Nueva que nos han anunciado y la compasión y ternura de Dios por toda la humanidad. Tratamos de hacerlo en nuestras relaciones familiares, con nuestros amigos y en nuestro medio de trabajo.

Pero no podemos hacerlo correctamente, si no buscamos tiempo para descansar con Cristo.

Todo cristiano necesita descansar con Cristo, es decir, sacar algunos minutos del día para orar. La oración es un método de descanso que nos ayuda a colocar en los brazos del Señor, nuestras preocupaciones y nos permite recuperar fuerzas para continuar nuestras actividades.

El silencio, la oración simple de diálogo o contemplación, son necesarias para el  bienestar de todos los cristianos. El primer viernes de cada mes, a las 7pm tenemos una hora de oración en nuestra iglesia. El silencio, los cantos simples y las frases repetitivas nos ayudan a descansar en los brazos del Señor.

Escuchar las enseñanzas del Señor es también necesario para cumplir con nuestra misión de cristianos.

Es importante que todos los cristianos, tomen tiempo para escuchar las enseñanzas de Cristo.

En la Iglesia o en nuestra casa, podemos escuchar la Palabra de Dios y comprender el mensaje que tiene para cada uno. Hoy por ejemplo, Cristo nos dice que sintió compasión cuando vio la multitud que estaba como ovejas sin pastor. ¿Qué puedo hacer para ayudar al Señor a ofrecer algo a nuestros hermanos y hermanas que están como ovejas sin pastor?

La Palabra de Dios nos dice en esta semana, que Dios se ocupa de nuestra humanidad y que cuenta con nosotros los cristianos para que le ayudemos en esta misión.

Cada vez que escuchamos la Palabra de Dios, cada vez que escuchamos la Iglesia que nos habla en nombre del Señor, debemos buscar la enseñanza que nos están impartiendo para cumplir mejor, día a día, la misión que hemos recibido en el bautismo y la confirmación.

En este tiempo de vacaciones, tomemos la costumbre de descansar todos los días en los brazos del Señor, consagrándole un minuto del día en la oración. Escuchemos las enseñanzas del Señor en este tiempo de vacaciones. Amen. P. Germán
Comments