1st Sunday of Lent B LA, February 25th – 26th 2012

posted Feb 23, 2012, 10:06 AM by German Sanchez   [ updated Feb 24, 2012, 9:43 AM ]

1st  Sunday of Lent

Time B

Los Angeles, February 25th – 26th 2012

1st Reading: from the Book of Genesis 9,8-15

Psalm :24(25)4-5.6-7.8-9

2º Reading: 1st letter of St Peter 3,18-22

Gospel: Saint Mark 1,12-15

 

Last Wednesday we entered the season of Lent.

This season offers us forty days in the desert in order to respond to the invitation of the Lord: "Repent and believe in the Gospel."

Forty days in the desert.

The forty days of Lent remind us of the forty years spent by the People of God in the desert before arriving to the Promised Land. It took forty years for the people of the Alliance to understand that God's paths are love and truth and that our Lord is a God of love and mercy.

We have forty days to grow our faith and to discover or rediscover the path proposed by the Lord to save us.

Walking in the desert is a unique experience. To walk in the desert one must be well prepared because the desert is a place of hunger, thirst, cold, heat, and the risk of death.

If you walk in the desert you should know where you are going and you should follow strictly the path that your guide points out. You should follow the one who knows the path.

Walking in the desert is a good image on which to reflect during Lent.
For forty days we will use the tools of praying, fasting and sharing to hear better the voice of God telling us once again:
Repent and believe in the Gospel.
The goal of Lent is summarized in one phrase: Repent and believe in the Gospel.

For forty days, praying, fasting, which is the deprivation of things that are not essential to life and sharing will help us discover the aspects in which we need to repent. We all need to repent; we all need to change our hearts to live truthfully and to love unconditionally.

The Gospel is our guide and the path of the Gospel is the one that leads us right into love, justice and truth.

The world and contemporary life often offer us disguised paths that take us away from the Gospel and deceive us with false moments of short-lived happiness.

The season of Lent invites us to take the Gospel as a guide, as a reference and as a companion to advance the peace and happiness offered by God.

Repent and believe in the Gospel, such is the activity that should guide our Lent.

Let us be enlightened by the Holy Spirit asking to be shown the way of conversion and enlightenment for our minds to believe in the Gospel.

Have a good preparation towards Easter.

Fr. Germán

1º Domingo de Cuaresma

Año Litúrgico B

Los Ángeles 25-26 de febrero del 2012

1ª lectura : del libro del Génesis 9,8-15

 Salmo : 24 (25)4-5.6-7.8-9

2ª lectura : de la 1ª carta de St Pedro 3,18-22

Evangelio: San Marco 1,12-15

Desde el miércoles pasado empezamos el tiempo de Cuaresma.

Cuarenta días en el desierto para responder a la invitación del Señor: “Conviértete y cree en el Evangelio”.

Cuarenta días en el desierto.

Los cuarenta días  nos recuerdan los cuarenta años del Pueblo de Dios  en el desierto antes de llegar a la Tierra Prometida. Tuvieron que transcurrir  cuarenta años para que el Pueblo de la Alianza comprendiera que los caminos de Dios son amor y verdad y que el Señor es un Dios de amor y de misericordia.

Tenemos estos cuarenta días para crecer en nuestra fe y para descubrir o redescubrir el camino que el Señor nos propone para salvarnos.

Caminar en el desierto es una experiencia única. Una marcha en el desierto debe prepararse muy bien  porque el desierto puede ser   un lugar de  hambre, de  sed,  frio,  calor, y existe el  riesgo de morir.

Cuando alguien  camina en el desierto debe saber a dónde va y debe seguir estrictamente el camino que el guía le  indique, se debe seguir a quien conoce el camino.

Caminar en el desierto es una buena imagen para reflexionar en el tiempo de  Cuaresma.

Durante cuarenta días vamos a recurrir a  la oración,  al ayuno y  vamos a compartir con los demás  para escuchar mejor la voz del Señor que nos dice una vez más:

Conviértete y cree en el Evangelio.

La meta de la Cuaresma se resume en esta frase: Conviértete y cree en el Evangelio.

Durante  cuarenta días, la oración, el ayuno o la privación de cosas que no son esenciales para la vida y el compartir con los demás, nos van a ayudar a descubrir los aspectos en los cuales debemos convertirnos. Todos necesitamos convertirnos, todos necesitamos cambiar nuestro corazón para vivir en la verdad y para amar sin  condición.

El Evangelio es nuestra  guía y la ruta que el Evangelio nos propone es un camino que nos conduce directamente  al amor, a la justicia y a la verdad. La vida y el mundo nos proponen frecuentemente caminos disfrazados para distanciarnos  del Evangelio,  para engañarnos con falsos momentos de felicidad pasajeros.

El tiempo de Cuaresma nos invita a tomar el Evangelio como guía, como referencia y como acompañante para avanzar en la paz y en la felicidad que Dios nos propone.

Conviértete y cree en el Evangelio, esa es la actividad que debe guiar nuestra Cuaresma.

Dejémonos iluminar por el Espíritu Santo para que Él nos muestre el camino de la conversión e ilumine nuestra inteligencia para creer en el Evangelio.

Feliz preparación hacia la Pascua.  P. Germán

Comments