33rd Sunday of the Church A LA, Nov. 15th/ 16th, 2014

posted Nov 13, 2014, 3:39 PM by German Sanchez   [ updated Nov 13, 2014, 3:45 PM ]

33rd Sunday of the Church

Time A

Los Angeles, November 15th/ 16th, 2014

1st Reading: book of the Proverbs 31,10-13.19-20.30-31

Psalm : 127(128)1-2.3. 4-5

2º Reading: from the1st  Letter of St Paul to the Thessalonians 5,1-6

Gospel: Saint Mathew 25,14-30

The liturgy of this Sunday invites us to do some soul searching.

Are we aware of the talents that we have received?

How do we benefit and let others benefit from our talents?

Are we waiting for the Lord of the harvest to come and settle his accounts with us?

We can use these three questions to finish this Liturgical Year A which ends next Sunday, to celebrate the feast of Thanksgiving and to start the new Liturgical Year B which begins in two weeks on the first Sunday of Advent.

Are we aware of the talents that we have received?

It is very important that, from time to time, we stop all our activities to count the talents the Lord has given to us. There are many people who have not taken the time to discover the talents they have, the gifts that the Lord has entrusted to them.

We should make a list of our qualities so we can thank the Lord and understand what we have and what we are able to do. Once we have written this list, we are ready for the second question.

How do we benefit, and let others benefit, from our talents?

The Lord expects us to use the gifts entrusted to us. Our peace and happiness depend on the fruits that our talents produce for us and for others. Let’s take some time this week to understand how we are taking advantage of our wealth, strengths, skills, and talents for our own benefit and for the benefit of our brothers and sisters. Let’s take a look at the future so we can find other ways to produce happiness for us and for others.

Once we have discovered the gifts we have received, and we have understood that our happiness and the happiness of those around us depends on the fruits we bear, we are ready for the third question.

Are we waiting for the Lord of the harvest to come and settle his accounts with us?

Every Sunday we sing and proclaim: "Come, Lord Jesus." In the Creed we say: “He will come again in glory to judge the living and the dead”. We are certainly waiting for the Lord to come and to hold us accountable for the use of the talents He entrusted to us. St John of the Cross said that, “in the evening of life, we will be judged on love alone.” Then, let’s ask if we truly believe that love is the most important thing in life - both love that we give, and love that we receive.

If our examination of conscience shows some weaknesses, then let’s try to improve our way of life so that at the very end of our existence the Lord will say: “Faithful servant: come, share your master’s joy”.

Amen.
Fr. Germán

33º  Domingo del Tiempo de la Iglesia

Año Litúrgico A

Los Ángeles 16 de noviembre del 2014

1ª lectura : del Libro de los Proverbios 31,10-13.19-20.30-31

 Salmo : 127(128)1-2.3. 4-5

2ª lectura : de la 1ª carta de San Pablo a los Tesalonicenses 5,1-6

Evangelio: San Mateo 25,14-30

La liturgia de este domingo nos invita a prepararnos para un examen de conciencia, en los siguientes aspectos:

¿Estamos conscientes de los talentos que hemos recibido?

¿Cómo utilizamos y ofrecemos a los demás de nuestros talentos?

¿Esperamos que el dueño de la cosecha  regrese a pedirnos cuentas?

Estas tres preguntas pueden ayudarnos a:

-terminar este año litúrgico A, que concluirá el próximo domingo.

-celebrar la Fiesta de Acción de Gracias, que tendrá lugar el jueves de la semana siguiente (27 de noviembre) y

-a recibir el nuevo año litúrgico B, que empezará dentro de dos semanas con el primer Domingo de Adviento.

¿Estamos conscientes de los talentos que hemos recibido?

Es muy importante que, de vez en cuando, detengamos toda actividad para enumerar los talentos que el Señor ha puesto en nuestras manos. Hay muchas personas que no se han dado el tiempo para descubrir las riquezas que poseen, los dones que el Señor les ha confiado.

Debemos hacer una lista de nuestras cualidades para agradecer al Señor, por todo lo que somos y lo que tenemos. Podríamos así fácilmente, comprender lo que podemos realizar. Después de haber hecho la lista de nuestros talentos, tendríamos que responder a la segunda pregunta.

¿Cómo utilizamos  y ofrecemos  a los demás de nuestros talentos?

El Señor espera que desarrollemos y demos fruto, con los dones que nos ha confiado. Nuestra felicidad y nuestra paz,  dependen, en gran parte, de la forma en que hemos utilizado nuestros talentos y de la forma en que han servido  a los demás. Tomemos un poco de tiempo en esta semana, para enumerar nuestras riquezas, nuestras cualidades, nuestras habilidades, nuestros talentos y  los medios que utilizamos para  ayudarnos y servir a nuestros hermanos y hermanas. Pensemos en el futuro y  busquemos los medios posibles para producir más felicidad, para nosotros y para los demás.

Una vez que hayamos descubierto los dones que hemos recibido y tomado conciencia, de que tanto nuestra felicidad, como la felicidad de  quienes nos rodean, dependen de los frutos que producimos, entonces podremos responder a la tercera pregunta.

¿Esperamos que el dueño de la cosecha  regrese a pedirnos cuentas?

Todos los domingos cantamos y proclamamos: “Ven Señor Jesús”. En el credo que recitamos todos los domingos decimos: “… vendrá de nuevo para juzgar a vivos y muertos”. Nosotros esperamos que el Señor regrese para rendirle cuentas, de la forma en la que hemos administrado los talentos que nos ha confiado. San Juan de la Cruz decía que el ‘último día de nuestra vida seremos juzgados por el amor’. Entonces, preguntemos si creemos que lo más importante en nuestra vida es el amor. El amor que ofrecemos a los demás y el amor que recibimos.

Si nuestro examen de conciencia muestra algunas debilidades, entonces tratemos de mejorar nuestra manera de vivir.  Para que al final de nuestra existencia, el Señor pueda decirnos: “Servidor fiel, entra a tomar parte en la alegría de tu Señor”.

Amen. 

P Germán
Comments