3rd Sunday of Lent Year B LA, March 10th 11th 2012

posted Mar 8, 2012, 11:25 AM by German Sanchez

3rd  Sunday of Lent

Year B

Los Angeles, March 10th 11th  2012

1st Reading: Book of Exodus 20:1-17

Psalm : 18(19)8,9,10,11

2º Reading: 1st letter of St Paul to the Corinthiens 1:22-25

Gospel: Saint John 2,13-25

On this Third Sunday of Lent, the liturgy invites us to reflect about the Temple and the presence of God.

We all know that Jesus had nothing to do with violence and that there are several passages of the Gospel in which Jesus preached and practiced nonviolence.

Without resorting to violence, Jesus reacted strongly against people who had turned the temple into a marketplace.

The Temple is the privileged place of God's presence among us and Jesus would not tolerate the use of the house of God for other purposes than prayer.

Among the ten commandments that God gave Moses to help people practice peace and justice and to  live in a dignified manner, is the invitation to sanctify the seventh day.

We, who were created in the image of God, are invited to imitate Him. God took rest on the seventh day of creation and invites us to follow suit. Once a week we must stop working to take rest, to contemplate creation, to give thanks to God, and to devote time to family, friends, and those who need our company.

The Temple is the place where God convokes us every Sunday to feed our faith with His Word and the Body and Blood of Christ.

Every Sunday we get together in the Temple to recognize that the Source of our life is not in what we do, or in what we are, but in our relationship with God who is waiting in the Temple to teach us to love as He loves us.

The Temple is the privileged place of the presence of God, but God is also found in the body and the life of each one of us. When we receive the Body and Blood of Christ, when we take His Word in our hearts, we need to transform ourselves into what we receive: the Body of Christ.

Today we are invited to discover that God exists in our body and our life. 

We find that every Sunday the Church sends us to the world so that, through our lives, through the way we practice justice and work for peace, other people may discover God's presence in our lives and in theirs.

On this Third Sunday of Lent, let’s ask the Lord for help to discover, to appreciate, and to learn from his presence in the Temple and in our own lives.
Amen
.

Have a good preparation towards Easter.

Fr. Germán

3er  Domingo de Cuaresma

Año Litúrgico B

Los Ángeles 11 de marzo del 2012

1ª lectura : del Exodo 20,1-17

 Salmo : 18(19) 8,9,10,11

2ª lectura : de la 1ª carta de St Pablo a los Corintios 1,22-25

Evangelio: San Juan 2,13-25

En este tercer domingo de cuaresma, la liturgia nos invita a reflexionar sobre el Templo y sobre la presencia de Dios.

Todos sabemos que Jesús no tenía nada que ver con la violencia. En  los Evangelios encontramos  varios pasajes en los cuales Jesús predica con el ejemplo  la no-violencia. Asi pues, sin  recurrir a la violencia, Jesús reacciona de una manera fuerte frente a las personas que habían transformado el Templo en un mercado.

El Templo es el lugar privilegiado en donde encontramos  la presencia de Dios en medio de nosotros.  Jesús no podía permitir que la casa de Dios fuese  utilizada para otros fines diferentes a  la oración.

Entre las diez palabras o diez mandamientos que Dios entrega  a Moises, para ayudar al pueblo a vivir  dignamente, en paz y con  justicia, se encuentra  la invitación a santificar el séptimo día.

Nosotros que hemos sido  creados a  imagen de Dios, estamos invitados a imitarlo.  Dios descansó el séptimo día y nos invita a seguir su ejemplo. Una vez a la semana debemos detenernos  para descansar , para contemplar la Creación, para darle gracias a Dios y para consagrar nuestro tiempo a la familia, a los amigos, o bien a las personas que necesitan de nuestra presencia.

El Templo es el lugar en donde  Dios nos hace una cita todos los domingos para alimentar nuestra fe con su Palabra y con el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

Todos los domingos nos reunimos en el Templo para reafirmar  que la Fuente de nuestra vida, no se encuentra en lo que hacemos, tampoco  en lo que somos; sino en nuestra relación con Aquel que nos espera en el Templo para enseñarnos a amar como Él nos ama.

El Templo es el lugar privilegiado en donde encontramos  la presencia de Dios. Mas sin embargo, Dios tambien se encuentra  en el cuerpo y en la vida de cada uno de nosotros. Cuando recibimos el Cuerpo y la Sangre de Cristo, cuando recibimos  su Palabra en nuestro corazón, debemos transformarnos en lo que recibimos: el Cuerpo de Cristo.

Hoy estamos invitados a descubrir que Dios vive en nuestro cuerpo y en nuestra existencia.  Todos los domingos, la Iglesia nos envía al mundo para que, por medio de nuestra vida,  de nuestra manera de practicar la justicia y de trabajar por la paz, los demás descubran la presencia de Dios en nuestra vida y en la de ellos.

En este tercer domingo de cuaresma pidámos al Señor que nos ayude a descubrir, a valorar y a alimentarnos de su presencia en el Templo y en nuestra vida. Amen

Feliz preparación hacia la Pascua.  P. Germán
Comments