5º Domingo B Día Mundial del Matrimonio 8 de febrero del 2008

posted Feb 6, 2009, 6:27 PM by Fr Germán Sanchez   [ updated Feb 7, 2009, 9:55 PM ]

We don’t have English homily this week end because I don’t preach in English this Week end. Sorry about that. We look for a volunteer to help us with translation.

Thank you for your understanding and your patience.

Fr German

 

1ª lectura:Libro de Job 7,1-4.6-7

 Salmo : 66(67)

2ª lectura : de la carta de Sn Pablo a los Corintios 9,16-19.22-23

Evangelio: San Marcos 1,29-39

Este domingo celebramos el Día Mundial del Matrimonio. Al dedicar un día a uno de los siete sacramentos, la Iglesia nos invita a tomar conciencia de la importancia, del valor y de la riqueza de este Sacramento que permite a un Hombre y una Mujer convertirse en imagen de Dios. El vínculo del Amor, consagrado por el matrimonio, une dos personas diferentes, para que ya sean uno hasta el final de su vida. Unidos como el Padre, el Hijo y el Espíritu que son un solo Dios.

Difícil a entender e imposible a explicar.

Hace algunos días un joven me decía que ella era muy racional y que no creía sino en lo que veía y en lo que se puede demostrar. Le pregunté si creía en el amor. Me respondió: Sí por supuesto. Entonces, le dije: ¿has visto el Amor? ¿Puedes hacer una demostración de lo que es el Amor?

Dos preguntas que no tienen verdaderamente respuesta. Preguntas que tocan los misterios que nos rodean y que debemos profundizar reconociendo al mismo tiempo que no tendremos una respuesta completa en este mundo: la vida, la muerte, la enfermedad, el sufrimiento, el mal, el Amor…

¿Por qué elegiste este hombre o aquella mujer para casarte?

Los hombres y las mujeres que deciden casarse se lanzan en los brazos y en la vida del otro gracias a la Confianza y al Amor que tienen uno para con el otro. Con el matrimonio ellos quieren construir juntos un futuro que desconocen.

Los hombres y las mujeres que deciden casarse eligen al otro como la única y la mejor pareja para construir una familia.

Los hombres y las mujeres que se casan se comprometen a compartir todo y para siempre con la persona a quien le dijeron sí un día y en un momento preciso de su vida.

El matrimonio de un hombre y de una mujer es una bella experiencia de Amor, de Confianza y de Fe en el otro y en Dios que permite esta aventura.

Todos sabemos y los que llevan tiempo de casados saben muy bien que la vida no es como un río tranquilo y que en todas los parejas y en todas las familias hay dificultades y momentos oscuros en los que la luz del amor se convierte en oscuridad debido a la desconfianza, a la mentira, a la duda, a la enfermedad, a la vejez,… al sufrimiento.

El Evangelio de Marco que la Iglesia nos propone este domingo nos da 3 comportamientos de Jesús que ayudan todo hombre, toda mujer y toda pareja a levantarse, a seguir siempre delante y a vivir su vocación de cristiano, de esposo, de esposa, de persona comprometida.

La enseñanza, la solidaridad y la oración.

Todos necesitamos la enseñanza de Jesús para construir mejor nuestra vida, para construir la familia de la cual somos responsables, para avanzar con aquellos que están alrededor de nosotros.

Los misterios que nos rodean necesitan la luz de la enseñanza de Jesús. Los Evangelios y la Palabra de Dios son la mejor escuela para construir una vida.

La solidaridad es indispensable en toda sociedad. Jesús se acercó a la suegra de Pedro, que estaba enferma, lo tomó por la mano y la levantó. Un día alguien nos tendió la mano para ayudarnos a dar un paso importante y difícil. Hoy podemos darle la mano a alguien que lo necesita. Las parejas, los esposos se dan a menudo la mano simbólicamente y realmente ya que necesitan uno del otro para avanzar juntos de una manera derecha y segura. Dios nos da la mano, ahora nos toca a nosotros darle la mano a los otros.

La oración: el último ritual del matrimonio valoriza la bendición nupcial para insistir en la presencia del Espíritu de Dios en la nueva pareja. La oración es indispensable en la pareja, en la familia, en la vida de todo creyente. En la oración recibimos la luz y la fuerza para vivir los misterios que rodean nuestra existencia no en la angustia y con miedo sino con confianza y en paz. Tomamos tiempo en pareja, en familia, en comunidad para escuchar la enseñanza de Jesús, para vivir la solidaridad y para orar a Aquel que quiere ayudarnos a vivir en Paz y con Confianza para crecer en el Amor.

Que este Día Mundial del Matrimonio ayude a las parejas a descubrir la responsabilidad que portan: son la imagen de Dios para los otros.

Que al tomar conciencia de este tesoro que Dios les confió, se dejan instruir por Cristo y alimentar con la oración para vivir la solidaridad todos los días.

Amen       

P. Germán
Comments