Christmas Eve Time B LA, December 24th 2011

posted Dec 22, 2011, 5:19 PM by German Sanchez

Christmas Eve

Time B

Los Angeles, December 24th  2011

1st Reading:  from the book of Isaiah 91:1-6

Psalm : 95(96)1-2,2-3,11-12,13

2º Reading: from the letter of St Paul to Titus 2:11-14

Gospel: Saint Luke 2:1-14

This evening I invite you to take a look at the manger so we can better understand the message of Christmas.

In the manger we can see men and women from different countries doing diverse professions and activities. There are also animals, stars, and elements of nature, in other words, the whole of creation.

If the angels of our manger could sing we could hear the hymn heard by the shepherds on Christmas night in Bethlehem over 2000 years ago and that we still sing in our Sunday Mass: "Glory to God in the highest, and on earth peace."

The Glory of God, the happiness of God, is to see creation living in peace.

God became a man to live among us and help us build the peace that is essential for the wellbeing of humanity and for the glory of God.

Today we celebrate the birth of the Prince of Peace, but peace doesn’t exist in all countries yet.

The message of Christmas is addressed to all men and women of goodwill. It is directed to all men and women of all professions and all activities.

God counts on us to build peace in our world. We are all responsible for peace around us and for peace across the world.

Christmas is the celebration of peace. Christmas is celebrated every day in our homes, our communities, our cities, and our countries, every time someone works for peace, for reconciliation, for the Glory of God.

Merry Christmas to all of you!

If we want to celebrate Christmas every day, we must remember that, at work and during our daily activities, we ought to be workers for peace and witnesses of the presence of the Prince of Peace among us.
Merry Christmas and may the peace of Christ live in your hearts.

Fr. Germán

Vigilia de Navidad

Año Litúrgico B

Los Ángeles 24 de diciembre del 2011

1ª  Lectura: del libro de Isaías 91,1-6

Salmo: 95(96) 1-2,2-3,11-12,13

2ª   Lectura: de la carta de San Pablo a Tito 2,11-14

Evangelio: San Lucas 2,1-14

Esta noche quisiera invitar a todos Ustedes a   ver nuestro  pesebre con detenimiento  para de esta manera comprender mejor el mensaje de Navidad.

En el pesebre  vemos toda la creación que se manifiesta en  hombres y mujeres que ejercen diversas profesiones y actividades y que provienen de países diferentes. En el pesebre vemos también animales, estrellas y elementos de la naturaleza, que conforman  toda la creación.

Si los ángeles de nuestro pesebre pudieran cantar, entonarían el himno que los pastores escucharon la noche de Navidad en Belén hace más de 2000 años. El mismo himno que   cantamos los domingos en la misa: “Gloria a Dios en el cielo y Paz en la tierra”.

La Gloria de Dios, la felicidad de Dios es ver su Creación vivir en paz.

Dios se hizo  hombre para vivir en medio de nosotros y ayudarnos a construir la paz que es indispensable para el  bienestar de la humanidad y para la Gloria de Dios.

Hoy celebramos el nacimiento del Príncipe de la Paz, pero la paz aún no existe  en todos los países.

El mensaje de Navidad se dirige a todos los hombres y mujeres de buena voluntad,  a todos aquellos que trabajan en todas las profesiones y actividades que existen.

Dios cuenta con nosotros para construir la paz del mundo y todos somos responsables de la paz alrededor de nosotros y de la paz al otro lado del mundo.

La fiesta de Navidad es  la fiesta de la paz. Es una  fiesta  que debemos  celebrar todos los días en nuestros hogares, en nuestras comunidades, en nuestras ciudades y en nuestros países.  Porque  cada vez que alguien trabaja por la paz y  por la reconciliación, trabaja  al mismo tiempo por la  Gloria de Dios.

Feliz  Navidad a todos y a todas.

Si deseamos celebrar la Navidad todos los días, debemos tener presente  que en el trabajo o en la actividad que ejercemos, debemos ser obreros de paz y testigos de la presencia del Príncipe de la Paz en medio de nosotros.

Feliz Navidad y que la paz de Cristo reine en sus corazones.

P. Germán
Comments