The Epiphany of the Lord B Los Angeles, January 6th -7th, 2018

posted Jan 3, 2018, 2:14 PM by St Sebastian Catholic Parish

The Epiphany of the Lord B

Los Angeles, January 6th -7th, 2018

1st Reading:  the book of Isaiah 60,1-6

Psalm :71(72)1-2.7-6.10-11.12-13

2º Reading: from the letter of St Paul to the Ephesians 3,2-3a.5-6

Gospel: Saint Mathew 2,1-12

The Church celebrates the feast of the Epiphany today. We celebrate the manifestation of the Lord to all nations and this is the message that the liturgy proposes for us. It invites us to pay homage to the Prince of Peace born in Bethlehem and to look to Jerusalem.

All nations:

Today we celebrate the catholicity of the Church. We have a message that, if it is presented in a clear way and if it is heard by men and women of good will, it is Good News for all.

Our message is simple. God is with us and He is the Prince of Peace because He is Love. All nations must know that message. No one should oppose a message of peace and love. No nation should reject the path that the child of Bethlehem offers because men and women of the world can then live worthily in respect and fraternity. Everyone should be able to enjoy the beauty and richness of creation.

Look to Jerusalem.

The Bible presents the city of Jerusalem as an image of the heavenly Jerusalem, an Image of the city in which God will be King and we will be all brothers and sisters of Jesus.

Jerusalem (ירושלים) which means "city of peace or city of God" has suffered throughout her history. She has been coveted by the great powers of the East and the West. She has suffered and still suffers today. In that city we can discover the best and the worst of humanity. She is important to the three great religions of the world. God chose her, in spite of or because of her poverty to reveal himself to Jews and Christians. Muslims also consider Jerusalem as a holy city.  In her walls there are men and women of all nations and religions. Her vocation is to welcome them and allow them to live in peace. Let us pray for peace and for the respect of the Holy City, Jerusalem.

The history of the wise men is known by all Christians and by many others. It brings us an essential message for peace and fraternity.

The Magi came from afar to pay homage to the Prince of Peace born in a manger. He is the baby of a couple who did not find a place to welcome him the day of his birth. The magi come to pay homage to a poor person, a homeless, an abandoned by society.

All nations know this, the history of Jerusalem reminds us; if we do not take care of the poor, if fraternity is not present in our relationships, if all men and women of the earth do not have food, or a place to live and a decent job, there will not be peace on earth. Let us follow the magi. Paying homage to the poor is the same as paying homage to Jesus.

Happy New Year.

Fr. Germán

La Epifanía del Señor B

Los Ángeles 7 de enero del 2018

1ª lectura : Libro de Isaías 60,1-6

 Salmo : 71(72)1-2.7-8.10-11.12-13

2ª lectura : de la carta de Sn Pablo a los Efesios 3,2-3ª.5-6

Evangelio: San Mateo 2, 1-12

La Iglesia celebra hoy la fiesta de la Epifanía. Celebramos la manifestación del Señor a todas las naciones. El mensaje que la liturgia nos propone para celebrar esta fiesta, se dirige a todas las naciones. Nos invita a observar a Jerusalén. Nos propone, rendir homenaje al Príncipe de la Paz que nació en Belén.

Todas las naciones:

Hoy celebramos la catolicidad de la Iglesia. Tenemos un mensaje que, si se presenta de una manera clara y si lo escuchan hombres y mujeres de buena voluntad, es una Buena Nueva para todos.

Nuestro mensaje es simple. Dios está con nosotros. Él es el príncipe de la Paz porque Él es Amor. Todas las naciones deben conocer ese mensaje. Nadie puede oponerse a un mensaje de paz y de amor. Ninguna nación debería rechazar el camino que el niño de Belén propone, para  que todos los hombres y mujeres del mundo vivan dignamente en respeto y fraternidad. Todos deben poder disfrutar de la belleza y la riqueza de la creación.

Observar a Jerusalén.

La Biblia nos presenta la ciudad de Jerusalén, como imagen de la Jerusalén celeste. Imagen de la ciudad en la cual, Dios será Rey y nosotros seremos todos hermanos y hermanas de Jesús.

Jerusalén  (ירושלים) que quiere decir « ciudad de la paz o ciudad de Dios », ha sufrido durante toda su historia. Ha sido codiciada por las grandes potencias de la historia del oriente y del occidente. Ha sufrido y sufre todavía hoy, a causa de la ocupación. En esa ciudad, podemos descubrir lo mejor y lo peor de la humanidad. Es importante para las tres grandes religiones de  la historia de la humanidad. Dios la escogió, a pesar o a causa de su pobreza, para revelarse a los judíos y a los cristianos. Los musulmanes la consideran también como una ciudad santa. No tiene agua, ni riquezas minerales, pero todos los poderosos se interesan en su suerte. Jerusalén es una ciudad que pertenece a la historia de toda la humanidad y nadie debe apropiársela. Buscar la paz para Jerusalén quiere decir, buscar la paz para la humanidad. Es muy peligroso, para toda la humanidad, querer cambiar el estatuto actual de la ciudad de Jerusalén. En sus muros hay hombres y mujeres de todas las naciones y religiones. Su vocación es acogerlos y permitirles vivir en paz. Oremos por la paz y por el respeto de la ciudad Santa, Jerusalén.

La historia de los reyes magos es conocida por todos los cristianos y por muchos otros. Nos trae un mensaje esencial para la paz y la fraternidad.

Unos magos vinieron de lejos, para rendir homenaje al Príncipe de la Paz que nació en un pesebre. Es el bebé de una pareja que no encontró lugar para recibirlo el día de su nacimiento. Nació en una familia que debió abandonar su país, algunos días después de su nacimiento. Los magos vienen a rendir homenaje a un pobre, a un habitante de la calle, un abandonado por la sociedad.

Todas las naciones lo saben, la historia de Jerusalén nos lo recuerda; si no cuidamos a los pobres, si la fraternidad no está presente en nuestras relaciones, si todos los hombres y mujeres de la tierra no tienen comida, o un lugar para vivir y un trabajo digno, no habrá paz en la tierra.

Sigamos a los magos. Rendir homenaje a los pobres es lo mismo que rendir homenaje a Jesús.

Feliz fiesta de la Epifanía et Feliz Año Nuevo. P. Germán
Comments